k

k

viernes, 10 de junio de 2016

Golpes de efecto




<...El Efecto Bandwagon, también conocido como el efecto de arrastre, "efecto de la moda" o de "subirse al carro" y relacionado cercanamente al oportunismo, es la observación de que a menudo las personas hacen y creen ciertas cosas fundándose en el hecho de que muchas otras personas hacen y creen en esas mismas cosas. Las personas tienden a seguir a la multitud sin examinar los méritos de una cosa en particular.
El efecto Bandwagon está bien documentado en psicología conductual y tiene muchas aplicaciones. La regla general es que las conductas o creencias se propagan entre la gente, como claramente sucede con las modas, con "la probabilidad de que los individuos la adopten incremente con la proporción de quienes ya lo han hecho. Mientras más gente lleguen a creer en algo, otros también se subirán al carro sin importar la evidencia subyacente...>.

Yo no me apunto a "carro ganador" (Pablo Iglesias=Podemos), ni a sus nuevas propuestas socialdemócratas, más que nada porque ni ellos mismos se aclaran sobre tal concepto, ni tienen claro quién fue el promotor/impulsor o ideólogo de tal "filosofía" política, es por eso que me quedo con Pedro Sánchez, ya que no me van las modas o modismos y, por mucho que los medios afines hagan labor "goebbleliana", el partido de los nuevos políticos emergentes no me llega a convencer, aunque hay que ser realistas y pensar en que son muy necesarios para echar del gobierno al PP, con sus fieles votantes, que lo son y serán siempre, por muchos males que aquejen a sus correligionarios (corrupción, recortes sociales, ideas retrógradas, intransigencia, etc.). Las recientes encuestas ponen de relieve que estamos como al principio de la partida electoral, es significativo ¿Por qué digo esto? Porque si tan precaria es la situación socio-política española no se explica que el, tan publicitado, "sorpasso" no se traduzca en unos resultados demoscopicos apabullares y Podemos-Unidos ronde los 176 escaños que darían la mayoría absoluta a una formación que se erige en la mayor defensora de los derechos sociales, humanos y políticos, ya me entienden. A ver si logran ascender al cielo de la Carrera de San Jerónimo y nos hacen ver lo equivocados que estamos con respecto a sus postulados y, sobre todo, se abren a la posibilidad de gobernar por y para el pueblo ¿Quién sería el inventor de tal frasecita?. Estamos a merced de un nuevo planteamiento: la política de pactos, muy necesaria, pero sin coacciones, sin lineas rojas, ni exigencias partidistas, sólo pensando en el bien común.

3 comentarios:

  1. Querida inma… cuanto tiempo ¡
    Cuando un nuevo proyecto, una nueva tendencia, deviene a la moda… evidentemente deja de ser nuevo, pierde su creatividad, su fuerza…se uniformiza, se convierte en el nuevo estándar, pero para superarlo no te puedes quedar ‘démodé’, tienes que ofrecer una nuevo proyecto… pero eso será para las próximas…. ;-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Querida inma… cuanto tiempo ¡
    Cuando un nuevo proyecto, una nueva tendencia, deviene a la moda… evidentemente deja de ser nuevo, pierde su creatividad, su fuerza…se uniformiza, se convierte en el nuevo estándar, pero para superarlo no te puedes quedar ‘démodé’, tienes que ofrecer una nuevo proyecto… pero eso será para las próximas…. ;-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ! Efectivamente ! esta mas que claro que son necesarios los pactos , pero no cualquier clase de pacto , las encuestas , que solo son eso encuestas, parece que van en ese sentido que usted apunta , ¿ cual es el partido que de momento gana algún diputado y cuales son los tres que de momento parece que pierdan alguno ? pues el que no se cansa de repetir que tiene la mano tendida hacia otro , sin embargo este otro sigue despreciando cuando no insultando al de la mano tendida . ! Que cosas !

    ResponderEliminar