k

k

lunes, 30 de noviembre de 2015

Decepción...



El cuarto poder cada vez tiene más poder, no hay que ser un lince para comprobarlo, los grandes grupos de comunicación influyen en la toma de decisiones políticas y sociales, aunque cada día lo tienen más complicado, ya no somos tan fieles a un determinado diario, cadena de T.V., etc... Se han introducido en todos los sectores, se extralimitan en su cometido principal: informar de forma veraz. El art. 20.1.d de la Constitución garantiza el derecho fundamental a la libertad de comunicar, pero este derecho tiene unos limites legales. Me llama la atención la facilidad con que intentan dirigir a la opinión pública hacia una forma de pensar determinada en función del ideario que tenga el periodico o la cadena de TV. Ingenuidad la mía, pensar que El País se iba a librar de la manipulación, en los últimos meses se ha dejado encantar por el lider de Ciudadanos, ya le han dado como ganador y no se esconden lo más mínimo en mostrar portadas y más portadas, artículos sin apenas contenido y demás cuítas de Albert Rivera. No tengo la menor duda de que les pasará factura. El referente del progresismo se ha cambiado de bando y se alía con la derecha moderna.

5 comentarios:

  1. Hola, Inma:
    Lo del El País viene ya de lejos, pero es que últimamente es impresentable. En la historia del periodismo siempre ha habido periódicos de derecha y de izquierdas y era bastante fácil identificarlos, incluso los mismos diarios se declaraban conservadores o de izquierdas abiertamente. Lo de El País ha sido bastante ambiguo desde hace tiempo, aunque ahora ya vemos para donde tiende, además de perder mucha calidad; en mi opinión hay veces que el 60% del contenido parece ligero, como si fuese una revista del corazón o un Sálvame de Luxe. Además de cuidar tanto a Ciudadanos vemos como en el debate de ayer no invitaron a Garzón, representante de una coalición que Sí tiene representación parlamentaria. Así que los debates de El País son tan tendenciosos como los de TVE., un asco.
    Afortunadamente hay medios alternativos. He sido lectora del El País en papel desde adolescente, lo leía de principio a fin. Ya no lo compro, ahora por internet y descarto mucho de lo que tiene.
    Gracias, Inma, por compartir esta reflexión.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Era, ERA digo, mi periodico favorito: su cuarta pagina, Babelia, editoriales...Ya ni lo leo en internet, no merece la pena.
    Gracias, amiga Inma, por descubrirnos a los falsos progres, ya se estan quitando la careta, seguros del futuro inmediato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Las " grandes " empresas de comunicación , dependen cada día mas de tener mas o menos capital , uno de los periodistas de siempre de este país , dijo no hace mucho que cuando una empresa de comunicación entraba en bolsa , perdía su independencia y El País tiene sus accionistas . Independientemente de esto El país no ha sido a mi entender de izquierdas , otras cosa es que durante el tiempo de Jesús de Polanco fuera FELIPISTA ( de Felipe González ) El País entre otras cosas ha tenido siempre llamémosle " simpatía " por la monarquía , otra circunstancia es que los ciudadanos españoles de los años de la Transición NO piensan como ahora , los ciudadanos han evolucionado en esto de " la política " quizás no tanto como seria de desear , pero es indudable que están mas preparados para distinguir ciertas cosas . El que ha sido " fulminado " recientemente de El País ha sido Miguel Ángel Aguilar , que podría decirnos muchas cosas , pero estoy seguro que no lo hará por razones obvias . U saludo

    ResponderEliminar
  4. El dinero está claro que es el que manda. Manda tanto que muchas ONG dependen de dineros no gubernamentales...pero casi. Aquí como en todo hay que separar el grano de la paja.
    Y en vez de escuchar las monsergas de posado de los políticos, lo que hay que hacerles es decir como piensan dar el poder real a los ciudadanos y quitarselo al dinero, porque de no ser así, solo es remover mas la mierda.

    ResponderEliminar