k

k

lunes, 8 de junio de 2015

Democracia vieja. Nuevas Democracias

La democracia se ha transformado en un ente o palabra vacía que nos lleva al conformismo o pasividad de los individuos. Nos conformamos con acudir a las urnas una vez cada cuatro años,  y con dejar que los que nos representan decidan qué es lo que nos interesa, aunque esté totalmente alejado de la realidad social. No hay más que ver cómo se hacen las políticas económicas, ¿Somos los electores los destinatarios reales de tales políticas? ¿Nos sentimos representados de forma real y efectiva o hay una minoría beneficiaria? Esa minoría es la que representan determinados sectores que ostentan un poder, que nadie les ha otorgado, me refiero a los que todos sabemos: "mercados", bancos, multinacionales, grandes empresarios. Los votantes (Sociedad civil) debemos de volver a retomar nuestras potestades, no conformarnos y hacer ver a los políticos que deben legislar por y para nosotros, más allá de pactos, trueques y cambalaches de votos, escaños, sillones. Llevamos casi toda la legislatura de Rajoy en permanente campaña electoral y, ésta, no acabará hasta que se convoquen las próximas elecciones generales. Lo que muchos pensamos al respecto de la, tan cacareada, "democracia" es que no es más que una pantomima auspiciada por los citados más arriba para hacernos creer que vivimos en el mejor de los "mundos" libres. Nada más lejos de la realidad, la negativa y la falta de acuerdo al respecto de la urgente y necesaria reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General, demuestra que cualquier ciudadano español puede sentirse excluido del sistema y ello motivado porque mi voto no vale lo mismo que el de un señor de Cuenca o de Lérida.     
Leyendo "Tratado de ateología", de Michael Onfray, me encuentro con éstas palabras al hilo de la "Democracia": "...La democracia vive de movimientos, cambios, disposiciones contractuales, tiempos fluidos, dinámicas permanentes y juegos dialécticos. Se crea a sí misma, se anima, se cambia, se metamorfosea y se construye frente a una voluntad que surge de fuerzas vivas. Recurre al uso de la razón, al diálogo de las partes...".
Vaya, pues no está mal, el filósofo francés pone el dedo en las yagas que afectan a nuestro actual estado, tras los últimos años de dictados de los dominadores mundiales (Vid. lo aconsejado por el FMI para España). Los movimientos ciudadanos, el dialogo, los pactos, los cambios, etc., son la base de una democracia sana, que no perfecta. En ello estamos y nuestros Representantes van tomando nota, muy despacio, pero algo se puede vislumbrar tras la maraña de las "mayorías" casi finiquitadas tras las elecciones Municipales y Autonómicas.                      

6 comentarios:

  1. La democracia no se ha transformado , " la democracia " actual nos viene impuesta a partir de la Transición , tal y como es hasta ahora , y no solo con la legislatura de Rajoy , también durante los 21 años de gobiernos del PSOE y los casi 12 de gobiernos del PP , los partidos políticos han asfixiado y monopolizado " la democracia " y el debate de opiniones civiles . Es ahora cuando uno " frikis " han salido a la plazas y han gritado NO NO NO NOS representan , pero a " algunos " les ha molestado y les han criticado . Ahora es cuando la ciudadanía con su voto puede manifestar que quiere participar en las decisiones y no solo votando cada cuatro años

    ResponderEliminar
  2. Este cambio actual que parece comenzar y que conlleva pactar está más cerca de una democracia verdadera que lo que hemos vivido hasta ahora: la democracia como camino, como pacto y continua búsqueda de nuevas formas de convivencia y ajuste permanente de intereses.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida granadina: plas, plas, plas...mejor expresado es imposible. Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Aquí me tienes de nuevo, chiquilla. Encantado de volver a leerte y dispuesto a dar la brasa en el buen sentido.

    Desde luego, nada será posible si no desmantelamos las diputaciones (como quería el olvidado Rub), el Senado y el mismo engendro europeo, y si no bajamos los humos a esa impresentable casta bipolar. Pero estaremos perdidos si hacemos caso a Niño Becerra, cuando nos quiere dar pena porque "sus señorías están tan mal pagadas", y seguimos riéndoles la gracia de que infecten nuestras ciudades de luminosos propagandísticos, badenes y rotondas.

    Un cordial y agradable saludo.

    ResponderEliminar
  5. Se gritaba en las calles "lo llaman democracia y no lo es". Y es verdad, solo que tu lo explicas maravillosamente amiga.
    Por cierto estos días me acuerdo de las chicas y chicos del sur de Despeñaperros y os admiro por los calores que nos agobian. ¿O tienes la suerte de andar por la costa?

    ResponderEliminar