k

k

viernes, 14 de noviembre de 2014

Sin miedo.

Todo un país enfermo, aunque no de una enfermedad física que se podría considerar contagiosa, por lo menos lo está siendo entre un sector de la sociedad encargado de proteger y salvaguardar al resto. Si, sabemos a qué me refiero, a la corrupción, ese mal endémico que ha sido, es y será una conducta recriminable moralmente y penalmente punible, caso de demostrarse la culpabilidad del sujeto implicado. Me alegra de que cada día conozcamos más y más casos de políticos y altos cargos corruptos, es señal de que los Jueces y Tribunales, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y Fiscales están trabajando con profesionalidad y SIN MIEDO. No sé, pero me pregunto si el hecho de que a Baltasar Garzón le inhabilitaran ha sido el detonante para que éstos profesionales se den cuenta del papel tan importante que les toca interpretar en la función del "Buen Gobierno". Muchos somos los que opinamos que la verdadera regeneración de la vida pública española vendrá dada por la Reforma Judicial (Titulo VI, de la CE), pero no una parcial o para detalles puntuales, una total y absoluta del sistema judicial, obsoleto, caduco y antediluviano.
Nuestro ordenamiento jurídico tiene mecanismos para acabar con la corrupción, pero son insuficientes y es por ello que el Poder Legislativo, desprovisto de intereses partidistas o partidarios, ha de afrontar la citada reforma judicial sin más demora. Hay que pararse a pensar en la importancia de que la Justicia funcione sin injerencias para darnos cuenta de lo que significa una verdadera democracia.
Y ahora me pregunto ¿La corrupción es un problema específico de la democracia?. A la vista de todos los casos que conocemos en España, se podría decir que no, que es más bien un problema del Poder en todas sus formas. La costumbre mal entendida de utilizar bienes y privilegios públicos para fines privados es natural en todo aquel que se dedica a gestionar y administrar lo "público". Lo esencial, en los casos de corrupción, de la democracia es permitir que los casos afloren, se hagan públicos y sean castigados, pero todos los controles serán insuficientes si la persona que comete un ilícito no está convencida de que ciertas conductas no deben hacerse. Entraríamos en el terreno de la moral, el "bien-mal", que se adentran en el plano personal, intimo y ahí reside el problema para erradicar a los corruptos.

11 comentarios:

  1. Hola, Inma. Buenísimo artículo. La moral laxa, la inmoralidad o amoralidad -que no son lo mismo- afectan a demasiados políticos, funcionarios y otros trabajadores públicos (y privados); es un hecho muy extendido en nuestra sociedad, es falta también de una conciencia cívica. Por poner un ejemplo de falta de civismo: tirar cosas al suelo en bares y calles, por no hablar de los lavabos públicos; otro ejemplo: muchos de nosotros sabemos de alguien cercano que de algún modo defrauda al erario público y no denunciamos; falseamos documentos para inscribir al niño en el colegio que nos gusta, incluso algunas parejas se divorcian para tener más puntos; la factura sin IVA cuando nos hacen alguna reforma o arreglan el coche...La gente que se mete en política para obtener poder con el que medrar y llenarse la cartera, etc., etc...Tantos y tantos ejemplos que si fuéramos escribiendo cada uno los que conocemos, nos quedaríamos asombrados.
    Así que además de la adquisición de esa ética o conciencia cívica de nuestra sociedad, necesitamos la reforma del poder judicial para dotarlo de los medios necesarios para hacer cumplir las leyes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Inma,
    -
    Nos educan para vivir no para saber morir.
    Nos educan para el estado del bienestar cueste lo que cueste.
    Nos educan para mirar por encima del hombro al resto.
    Nos educan para no saber el valor de lo que tenemos.
    Nos educan para saber el valor de lo que no tenemos.
    Nos educan para tener más, más y más aunque el resto no tenga nada.
    -
    En resumen, si no hubiese Políticos (buenos o malos) Jueces (buenos o malos) Religiosos (buenos o malos)..., NOS MATARIAMOS O COMERIAMOS LOS UNOS A LOS OTROS.
    -
    Un beso de un loco.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Inma:
    La corrupción debe ser perseguida y debería dar vergüenza, pero lejos de eso, algunos pillados con las manos en la masa se presentan a las elecciones:el partido les permite presentarse y hay gente que hasta les vota. Debería haber escrito esto en pasado, pero lo escribo en presente porque me temo que siga ocurriendo. No lo entiendo.
    Excelente artículo y también el enlace que nos dejas. Tengo esperanza en algunos jueces. Ojalá les dejen trabajar en óptimas condiciones laborales y sin presiones políticas o mediáticas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Inma, es cierto, cada vez afloran más casos de corrupción y es bueno que salgan a la luz y que sean castigados, esto es propio de una buena democracia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Completo acuerdo contigo, amiga Inma. Gracias por traernos esta interesante reflexión.

    ResponderEliminar
  6. Cabria preguntarse a la vista de los acontecimientos , si realmente es cierto que los jueces y tribunales , los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y Fiscales están trabajando con profesionalidad y sin miedo ( miedo a quien )¿ porque ahora y no siempre ? . Dudo que la inhabilitación de Baltasar Garzón haya sido el detonante , por dos razones 1ª porque después de Garzón ha habido alguno mas y 2ª porque han sido los propios jueces quienes los han inhabilitado . El Poder Legislativo ( diputados y senadores todos ellos pertenecientes a algún partido ) ha tenido mas que suficientes años para reformar " algo " que manifiestamente habría que haber hecho hace mucho tiempo , pero no lo ha hecho ¿ porque ?

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Imna: más claro no se puede explicar. Los corruptos que devuelvan hasta el último euro que han robado y que, además cumplan las penas completas. Menos viajes privados pagados a costa de los españoles que no pueden ni pagar sus hipotecas, menos escoltas, menos coches de lujo. Total para qué esos viajes con la intención de mejorar el país?..si lo unico que sabemos que hacen es recortar y recortar. Un besito primor

    ResponderEliminar
  8. Potser el secret és que no hi ha secret
    i aquest camí l’hem fet tantes vegades
    que ja ningú no se’n sorprèn; potser
    caldria que trenquéssim la rutina
    fent algun gest desmesurat, alguna
    sublimitat que capgirés la història.

    Potser, també, del poc que tenim ara
    no sabem fer-ne l’ús que cal; qui sap!

    Miquel Martí i Pol

    ResponderEliminar
  9. Inma, tenemos que ir a una renovacion de todo el estado y por suerte hay algunos jueces y fiscales que lo están asumiendo. Si la justicia funciona, al final todo lo hará mejor. Aire nuevo o huracan, pero todo debe cambiar en este país.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Creo que un pais sin justicia no es un pais democratico solo un pais dictatorial, claro si un juez juzga a un golfo amigo de un dirigente y le inhabilitan como puede existir justicia igual para todos? jejej
    Besotesssssssssssssss cuidate

    ResponderEliminar
  11. Donde no hay separación de poderes, no hay una Constitución. Donde no hay control del poder, no hay democracia. Una cosa es la división formal del poder y otra bien distinta su separación efectiva

    ResponderEliminar