k

k

domingo, 14 de septiembre de 2014

Breve.

 
 
En tres horas se terminó el último de Paul Auster, en el e-book, lo dejó y se fue a la estantería donde guardaba los ejemplares más antiguos para embriagarse con el olor a libro viejo...

7 comentarios:

  1. Que bello es un árbol y su banco sin dineros.
    Un Paul Auster escribiendo y el olor de una granada.
    -
    Un beso, Inma.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Inma. Yo tengo ebook, pero donde esté un libro en papel con su olor, el tacto de sus páginas. No sabemos todavía que es peor para el medio ambiente: la tala de árboles para la fabricación del papel o los componentes electrónicos del ebook. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Un libro leído así es algo único, diferente, inigualable....

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, inmita, lindo blog y muy oportunas tus publicaciones. Seguiré leyendo.
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Inma: granaína dónde esté un libro de papel....besos

    ResponderEliminar
  6. Leer, leer, siempre leer y ante todo a los clásicos, inigualables, aunque mejor el papel y su olor, a mi gusto. Leamos.
    Un beso inma

    ResponderEliminar
  7. Qué ya te has comprando el iPhone 6? ;-)
    Besos

    ResponderEliminar