k

k

lunes, 26 de mayo de 2014

Peligroso Populismo

Hace años que se viene observando la deriva de los países de Europa. Tras la brutal crisis económica nos hemos dado cuenta de que, realmente, la política y la economía nos afectan directamente, a diario, en cualquier faceta de nuestra "insignificante" vida. ¿Es tarde para retroceder o pronto para avanzar?, me pregunto a la luz de los resultados de las elecciones europeas.
Es tarde para que los políticos restituyan hasta el último céntimo robado. Es tarde para que los encargados de las financieras adopten medidas beneficiosas para los ciudadanos y menos para sus propios bolsillos. Es tarde para que cambiemos determinados hábitos sociales y vitales. Es tarde para la sociedad civil que desaprovechó oportunidades una y otra vez, alegando que, por ejemplo, nuestros votos no valían para nada. ¿Cómo es que ahora, muchos de los que pasaban de votar, han dado su voto a Podemos y celebran la victoria de Pablo Iglesias?, y eso que estamos hablando de unas europeas y muchos sabemos la importancia que se concede a éste tipo de comicios.
Pero, yo digo, es pronto para rectificar y exigir, unidos y sin complejos, responsabilidades a quien corresponda, que bien sabemos quienes son. Es pronto para no permitir que los populistas ganen terreno a la legalidad que tanto trabajo y tiempo nos ha costado conseguir. Los resultados obtenidos por partidos políticos nacidos al albur de la crisis no debe de ser más que un aviso, un toque de atención para todos: políticos y ciudadanos. No queremos populistas salvapatrias que pongan en peligro nuestras libertades colectivas. No debemos perder de vista la historia de Europa y la factura que nos ha pasado el auge de los populismos.
Para terminar: las dos grandes coaliciones que se formarán en la Unión Europea han de ser las que más conciencia tomen sobre el peligro de partidos extremistas (sean de izquierda o de derecha). Si tienen miedo de los mercados, de los lobbys, de las agencias de calificación, etc., deberían de tener más miedo de lo que puede pasar si continúan creciendo los populismos.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con este ecléctico y justo escrito. Ni se puede reprochar eternamente a la herencia recibida tener que hacer lo contrario de lo que se prometía (impuestos), ni se puede atornillar al ciudadano hasta el límite, esperando que nos salve una burbuja de visitas y compras inmobiliarias de rusos. Ni mucho menos se puede hacer una política constante de apelación a la igualdad, mientras se recortan extras entre iguales o se ningunea a los menesterosos. Al PP no le entra en la cabeza que el clasismo no es moderno ni bueno para ningún sistema, porque al final todo se dirime en la capacidad de compra de todos, no de una élite rancia y casposa; y el PSOE se encuentra aprisionado en una palabrería también superada, pero no es capaz de sobrevivir sin su permanente concurso de subvenciones. Ambos se esforzaron en alimentar una Bankia corrupta hasta el tuétano, robándonos, y encima se preguntan "¿qué hemos hecho mal?". Demasiado buenos somos, que incluso acudimos a votarlos (no yo, desde luego). Encuentro lógico que surjan gurús como el Iglesias, prometiendo la tabla rasa de Orwell. Y que lo voten los ninis que hicieron la logse y pensaron en un Trotsky redivivo por twitter y en la tele de Berlusconi, hablando como un teletubbie. Se lo tienen que hacer mirar los jactanciosos que un día salieron con prisas del Congreso, para no perder un solo minuto de su plutocrático puente.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga, hacía tiempo que no te leía y me alegro de hacerlo. Sorprendentemente, aunque no esté bien decirlo, fui una de los que ha votado a Pablo Iglesias y no porque lo escuche en la tertulia de la sexta y me convenzan sus palabras manidas y repetidas, sino porque los dos principales partidos que nos han gobernando y gobiernan están tan descompuestos, dañados y los siento tan inútiles que necesitaba creer en algo diferente y renovado. Lo que he leído esta mañana es: "Podemos confirma que sus eurodiputados se bajarán el sueldo de 8.000 a 1.930 euros". Con hechos como éstos es como acabamos creyendo que se puede cambiar, que el Movimiento 15M sirvió para algo, que nuestra indignación y malestar puede llegar a modificar la sociedad en la que vivimos y nosotras/os mismos hemos configurado. Espero que no nos defrauden.

    un saludo cordial I.

    ResponderEliminar