k

k

domingo, 25 de mayo de 2014

No somos huérfanos electorales.

Votar es nuestro derecho/deber y hoy más que nunca necesitamos manifestarlo mediante el ejercicio del mismo. En estas elecciones, por mucho que se quiera decir, nos jugamos más de lo que pensamos. La abstención no es una forma de castigarles, sólo perderán unos pocos diputados, pocos, pero si queremos ¡¡¡podemos!!!. La cuestión es que en ésta convocatoria no se trata de los rajoys o rubalcabas, ni cañetes-valencianos, va más allá de esos personalismos. Si ellos cuentan con sus correligionarios incapaces de ver lo que sucede más allá de sus filas, tenemos otras opciones, más pequeñas, menos personalistas, renovadas, con gente comprometida y con ganas de defender al pequeñito pececillo que se mueve por las aguas enfangadas. Nosotros somos esos pececillos y esperamos que Europa no sea, de nuevo, un bastión de la extrema derecha dominadora. Anoche, después de ver el partido, leí un artículo de Javier Marías: EL GESTO MÁS SUICIDA, es revelador y pone de manifiesto lo que muchos pensamos. Ya que, desde hace tiempo, parecemos unos Huérfanos electorales, aprovechemos la oportunidad y hagamos que alguien nos defienda, aunque sea de una forma humilde....Buen día para todos.

1 comentario:

  1. ¡Ja, ja! No me digas que te has pasado al del apellido eclesial. Bueno, en fin. Hagamos una reducción total: supongamos que solo votaran dos ovejas descarriadas, dos. Una al PSOE y otra al PPOE. ¡Serían tan sirvergüenzas de repartirse los 54 diputados entre los dos! Puesto que son unos ladrones, nada más. Solo buscan su propia vidorra pimpante y sonante para un retiro dorado, lejos de la arena de los primeros espadas, léase, los más rateros y golfos. Las votaciones son el único caso de esta falsa democracia en que no cuentan ni validan los quorums de las mayorías, ni simples ni absolutas. Por algo será. Hemos ganado los de la abstención, la postura más honesta y la que cínicamente más les preocupa a los plutócratas, que son todos, los dos gordos y sus rémoras pequeñitas. Al menos la abstención es un gesto en toda la frente, con el que desaprobamos una falsa Europa de compadreos financieros y flirteos con los más corruptos. Sinceramente, votar en el caso europeo carece de sentido. Que mañana mismo recompongan el euro y tengamos el mismo sistema educativo todos. Entonces me lo plantearé. Primero que ofrezcan algo y luego ya veremos si lo votamos.

    Saludos y buen resto de día.

    ResponderEliminar