k

k

domingo, 29 de diciembre de 2013

Último.

 
 

 
 
Terminar el año bajo el agua es una grata forma de meditar sobre lo negativo del mismo. Lástima que aún no he descubierto la forma de oír música mientras buceo,...la próxima vez intentaré completar mi equipo para que la plenitud sea total. Cuando escribo éstas líneas oigo una de las melodías que me prepararé para la próxima incursión acuática...
¡Nos leemos en 2014!
 
 

3 comentarios:

  1. Está bien hacer memoria de lo negativo, también de lo positivo. Que tengas un buen año.

    ResponderEliminar
  2. El mundo físico todavía está allí. Es el parapeto del yo el que mira y sobre el cual ha quedado un pez color ocre rojizo, un pez hecho de aire seco, de una coagulación de agua que refluye.Pero algo sucedió de golpe.

    A. Artaud

    feliz 2014 en buena compañía

    :)

    ResponderEliminar