k

k

jueves, 26 de diciembre de 2013

Falsa felicidad

Y sólo estamos a 26 de Diciembre...Aún queda la celebración de fin de año y los Reyes Magos. Es tal el grado de hipocresía que éste año reniego doblemente de la Navidad. No es posible que miremos para mil lados diferentes y no lo hagamos para el lado de la realidad, es como si todos fuésemos un potencial "Rey Juan Carlos" que nos da un discurso navideño en el que nos trata como gallinitas de su corral y sus "asuntillos" mejor dejarlos para el Sálvame. Quizá no estamos para celebraciones impuestas. Familias enteras sin ingresos, dependiendo de la caridad de los que les rodean para que no les desahucien y, aún, pensando en comprar langostinos congelados, oye, que muy bien, pero que me da a mi que es por aparentar un nosequé, tal vez pensando en que "a mal tiempo buena cara". El 90% de las personas con las que me relaciono reniegan de éstas fechas, pero entran al trapo del consumismo, las cenas de empresa, de la peña futbolera o del club de ganchillo del barrio, pero si no tienen ni para pagar la bombona de butano, ¿Por qué hacer de la Navidad una fiesta tan hipócrita?. Hablo con unos y con otros y me cuentan las aventuras y desventuras de la cenita de Nochebuena. Discusiones y rencores que se acentúan y se hacen más patentes, pero siguen con el erre que erre de la navidad, navidad, dulce navidad...¡Falsos!. Me cuenta una amiga que éste año, con su marido parado, a su hijo sólo le ha comprado un juguete de diez euros y que el niño está la mar de contento, el año pasado se gastó más de doscientos en una Tablet infantil...el nene tiene 4 años ¿Es necesario que tenga una Tablet?. Claro que si, para asegurar las cuentas de resultados de las marcas que las comercializan y fidelizar a futuros consumidores...Navidad, navidad, dulce navidad...

3 comentarios:

  1. ¡Bien dicho!..., voy a ver si me dan un kilo de lentejas en el Banco de Alimentos para la cena de Nochevieja, con éso, y unos chorizos del contenedor del súper, pasaremos la noche tan ricamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente, que vergüenza de país!!!
    Somos idiotas nos dejamos gobernar por el borrachín y el yernísimo, por el tontito de las barbas y su amiguito de los sobres...
    y la gente pasando hambre....

    ResponderEliminar
  3. Es la orgía hipócrita por antonomasia. En especial, el rollo de la familia en plan "último tango" es detestable. Y la gente compra compulsivamente con dinero financiado, o sea, con usura al por mayor, porque carece de humanismo.

    Un abrazo. Felices días.

    ResponderEliminar