k

k

viernes, 1 de noviembre de 2013

Formas.

 
 
 




 
 

 

"...Cualquiera que pretenda entender la realidad termina por adoptar alguna de sus actitudes fundamentales: desconfianza, reflexión, paciencia, examen de los detalles, capacidad de imaginarse las cosas de otra manera..." (Daniel Innerarity)...
Las formas que nos ofrece la naturaleza o la arquitectura que podemos observar cualquier ciudad del mundo pueden hacernos reflexionar sobre tantas cosas: ¿En qué o en quién confiamos?, por ejemplo. Los estados se están mostrado incapaces de asegurar nuestra privacidad, por intereses que todos sabemos. ¿Examinamos todos los detalles con precisión? Tengo serias dudas de que así sea, nos perdemos en mil disquisiciones que no llevan a ningún lugar común y sólo permiten que vayamos al enfrentamiento o a la polarización. ¿Tenemos una mente imaginativa o ingeniosa? Lo dudo, hay much@ list@ que utilizan las herramientas que el poder pone a su disposición en beneficio propio, sin tener en cuenta la utilidad o el bien común. Las cosas no cambian solas y la actitud pasiva es la menos apropiada para que lo hagan. Somos como "yonquis" del sistema; dependemos de él, pero queremos alejarnos de sus garras.

3 comentarios:

  1. Primero que nada, Inma, felicitarte por tus fotos: son fantásticas, me encantan.
    En cuanto a lo de que los estados se muestren incapaces de asegurar nuestra privacidad... Bueno, me da la impresión de que tampoco quieren hacerlo, más bien lo contrario. En realidad, creo que si alguien pensaba que los Estados, (no los Unidos, sino todos) esos depredadores, iban a renunciar a utilzar los medios que las nuevas tecnologías ponen a su alcance para controlar a los ciudadanos, entonces, si alguien creía eso, es mejor que vaya inmediatamnete al psicólogo: su problema de ingenuidad raya en la indiocia: porque ya nadie puede dudar que el Gran Hermano vigila. Y no nos engañemos, esto es sólo el principio. ¿Solución? quizá darse de baja en el teléfono fijo, tirar por el retrete el teléfono móvil, darse de baja en Facebook, Twitter... et alia, no pagar nunca con tarjeta de crédito, no domiciliar en el banco nuestros recibos y facturas, no entrar nunca en Internet... Pero claro, ¿alguien está dispuesto a vivir sin tales, e "imprescindibles", herramientas? Nos quejamos, sí, y con razón. Pero ignoramos que nosostros mismos ponemos nuestros actos y nuestras ideas, y con ello nuestras vidas (privadas) a su disposición.

    ResponderEliminar
  2. Me tienes asombrado, un poco atónito, muy admirado de lo que veo y leo cada vez que me paso por tu blog. En pocas palabras, amiga (quiero considerarme amigo, y disculpa por el atrevimiento si te ofende), me gusta como escribes y ves las cosas a través de la cámara, también lo que expresas con el conjunto. Mi más cordial enhorabuena.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  3. Bonitas formas de naturaleza y evolucion juntas, ejje
    El sistema como otras cosas se hace adictivo y cuando le sacas partido propio..... quien para?
    unos besotessssssssssss

    ResponderEliminar