k

k

jueves, 2 de mayo de 2013

¿Qué nos pasa?

 
Me dijo: "...besos en el culo y flores en el pelo...". No supe si tomarlo como un cumplido o como una chulería escatológica. Estas simples palabras me llevaron a meditar sobre lo difícil que es interpretar correctamente cada una de los vocablos que nos llegan desde cualquier medio de comunicación. El estado de la sociedad es de crispación generalizada y sacamos las uñas ante el más mínimo atisbo de ataque personal. Es por eso que, desde hace tiempo, vengo exigiendo que cuando hablemos se maticen y aclaren bien nuestros postulados. No deberíamos hacer un uso demagógico del lenguaje, aunque los políticos y los periodistas lo hagan constantemente y, siempre, arrimando el "ascua a su sardina". No nos pongamos a su altura y si exigimos que sean francos, explícitos y coherentes tenemos que serlo nosotros también. Aunque, tal y como veo el panorama mediático y lo que oigo a mi alrededor, difícilmente se pueda dar en nosotros una conducta diferente. El poder de los medios es inmenso, cada día más. Como muestra un botón: mi madre, muy creyente, a diario ve misa en una cadena de televisión afín al gobierno, pues justo cuando termina el oficio religioso conectan con un programa de debate político que sólo habla de bondades de Rajoy y maldades de Rubalcaba. Lo que más me disgusta es que traten de inocular el enfrentamiento permanente, la cultura de los buenos y los malos que tan lejos queda...

3 comentarios:

  1. Demasiada bipolaridad en un solo día para el saco de las extrañas coincidencias con la del "sueño mágico".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dices por las declaraciones de Esperanza Aguirre???...Caso contrario, no entiendo el sentido de tus palabras.
      Gracias y salud

      Eliminar
    2. Por supuesto que "también", Inma. Últimamente hay demasiadas dualidades en los ambientes y las de Aguirre y los suyos me parecen especialmente patéticas. Estoy de acuerdo con lo que has escrito.

      Pero ayer tuve un mal sueño. Luego leí lo tuyo y -no me hagas caso, no te preocupes- hay cosas de este post que, en fin... parecían remitir a otros de tus posts más "crípticos". Repito, no me lo tengas en cuenta. A lo mejor Nietzsche llevaba razón en lo del eterno retorno, la reencarnación, esas empanadas mentales...

      Salud, amiga. Es todo un ejercicio de estilo (y un placer) la combinación de esas fotos con textos que dicen mucho sin tener pretensiones.

      Eliminar