k

k

martes, 12 de marzo de 2013

Lineas y curva.



<...ha de saber que he estado todo el rato haciendo esta comedia adrede, para provocarle. He estado tanteándole todo el rato para ver si es posible vivir con usted, si mi humildad cabe junto a su orgullo...>. Estas palabras se las dice Fiódor Pávlovich a Piotr Alenxándrovich en la obra "Los hermanos Karamázov". ¿No es eso lo que hacemos todos? Provocamos situaciones que creemos controlar para conseguir rédito particular o como sujetos pertenecientes a una sociedad que exige siempre lo más. Reímos, elogiamos, aprobamos, pero se puede notar que hay un trasfondo de comedia fingida para alcanzar la meta propuesta. En ello estamos, pensando en qué es lo alcanzable o lo realizable. ¿Lo sabes tú?

4 comentarios:

  1. Me parece que esa especie de tira y afloja, ese enseñar ocultando que todos, efectivamente, practicamos, no es algo de lo que haya que abominar, o al menos no taxativamente. Es, me parece, una herramienta de conocimiento y de aproximación al “otro”, y como tal herramienta dependerá del empleo que de ella se haga para que su uso sea o no censurable: no es la máquina la culpable, sino el maquinista. Creo que son nuestras propias necesidades (y nuestros miedos, nuestras frustraciones: todo lo que somos, todo lo que nos han hecho ser) lo que hace que actuemos con un cierto “cuidado” a la hora de enfrentarnos a ese temible monstruo (tan parecido a nosotros, ay) que es el “otro”. Sólo en el caso de actuar con intenciones aviesas, sólo si tratamos de obtener beneficio perjudicando, esa actitud debe ser censurable. Pero es algo que todo código ético, vale decir: todo código de conducta, ya se encarga de regular. Lo triste, lo que da verdadero miedo, es que necesitemos recurrir a esos códigos. Por lo que significa, claro.
    (Uf, mne parece que me pasé de comentario.... Un cordial saludo, Inma.)

    ResponderEliminar
  2. Excelente reflexión, Salvador.
    Has hecho un post dentro del mio. Es exactamente lo que quería transmitir, ese actuar que nos lleve a hacerlo sin perjudicar al "otro", y sin necesidad de códigos, salvo los que hacen que no se pueda asesinar, robar, maltratar, etc. sin castigo.
    Gracias y cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues veras, jejeej eso es algo que yono practico al menos de forma consciente, nunca hago un circo para conseguir algo a cambio. Nunca intento perjudicar a nadie para obtener beneficios, lo que consigo lo hago por mi mismo. A lo mejor soy un bicho raro jajajaj perooooooooo....
    unos besotessssssssssss guapa

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa cita utópica: "...si mi humildad cabe junto a su orgullo". No se puede expresar mejor la asimetría, que siempre se da, porque la otra persona es otra. Nada de dantesco e imprevisible "carpe diem". Tao de Lao-Tsé; lessez faire et lessez passer, le monde va de lui même. Te deseo que vivas tiempos interesantes.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar