k

k

jueves, 14 de febrero de 2013

Palabras y políticos.

Cada día somos esclavos de nuestros actos y, sobre todo, de nuestras palabras. Es imprescindible usar bien el lenguaje porque puede llegar a ser el arma más poderosa, el cuchillo más afilado que te corte la yugular sin compasión. Que se lo digan a nuestros queridos y estimados políticos, son especialistas en hacer virguerías con las palabras, las retuercen, las manipulan sin la menor sombra de duda. Que un ciudadano corriente se exprese de forma coloquial es totalmente normal, pero que un importante dirigente lo haga como, por ejemplo, Rajoy es para hacernos pensar en manos de quien estamos. Me vienen a la memoria unas palabras leidas en un libro que me regalaron hace tiempo, es de Marvin Harris y se titula "Nuestra especie", en uno de sus capítulos ¿Por qué ansiamos prestigio? dice: "...Además de poseer un gran talento para la organización, la oratoria y la retórica, los líderes igualitarios descuellan como personas con un enorme apetito de alabanzas, recompensa que otros no tienen reparos en ofrecer a cambio de manjares exquisitos en abundancia y una existencia más segura, más sana y más amena...". El triunfo de los mediocres. El fracaso de todos.
 

6 comentarios:

  1. hola Inma, antes que nada te agradezco por visitar y opinar en mi blog,y pues dejame decirte que la mayoria de las obras son mias que bueno que te agradaron, eh observado tu blog y es interesante los textos que posteas como este ultimo que tiene mucho de cierto, es bueno, te felicito, saludos....

    ResponderEliminar
  2. El lenguaje y los políticos... Querida Inma, has tocado uno de los puntos negros de nuestra cada vez menos real realidad. Si algo hay que la política haya contaminado (aparte de la ética) eso es el lenguaje. No sólo lo utilizan mal, quiero decir, incorrectamente, sino que lo usan para ocultar y no para aclarar como debería de ser. Sus frases (torpemente) hechas, la desvergüenza con la que se escudan tras ellas, son sólo otra muestra de su falta de decencia. Un buen ejemplo es esa nueva artimaña con la que otra vez tratan de engañarnos: mostrar sus impúdicas desnudeces (en desafortunada "invención" del inefable Rubalcaba) económicas con la publicación de sus declaraciones a Hacienda. ¿De verdad cree alguien en el valor de semejante parodia? ¿Alguien "declara" los ingresos en "negro"? Por favor, cada vez que estas gentes abren la boca sus palabras son un insulto a la inteligencia...

    ResponderEliminar
  3. Con obscena desvergüenza,
    medran sus mediocres Señorías.
    Las calles deberían convertirse en un clamor de dignidad.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Es palpable el fracaso colectivo de esta sociedad que se ha puesto en manos de mediocres, no creo que los políticos hagan virguerías con las palabras, cuando no se pueden definir unos actos de forma clara ya que perjudican a quien los define, lo que procede es retorcer el lenguaje, en poco tiempo, miembros destacados de esta banda, ( me resisto a llamarlos gobierno), han inventado lenguajes nuevos, el Guindes, el Cospedales, el Montores, se supone es la escuela Wert, en definitiva, hablar demasiado de nada, por que la verdad es muy clara y estos no la conocen.

    ResponderEliminar
  5. Cierto. Esto es un fracaso colectivo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar