k

k

miércoles, 13 de febrero de 2013

Ciudadanos.

Decía Aristóteles en su "Política" (Libro IV): <...Además, los ciudadanos de la clase media son los más estables en las ciudades, porque ni codician lo ajeno como los POBRES, ni otros desean lo suyo, como los pobres lo que tienen los RICOS, y al no ser objeto de conspiraciones ni conspirar, viven en seguridad. Por eso era acertado el deseo de Focílides: "Muchas cosas son mejores para los de en medio; quiero tener una posición media en la ciudad". Queda claro, pues, que también la mejor comunidad política es la constituida por el elementos intermedio, y que están bien gobernadas las ciudades en las cuales este elemento es muy numeroso y más fuerte que los otros dos juntos, o por lo menos que cada uno de ellos, pues su adición produce el equilibrio e impide los excesos contrarios...>.

¿Qué lugar ocupa, la llamada, "clase media" en la actualidad?. Difícil saberlo, porque es cada vez más acentuada la diferencia entre unos y otros ciudadanos. Bien se han encargado los que gobiernan de hacer que así sea. Aunque parece que no han calculado el riesgo real que ello conlleva, porque las minorías no tendrán mucha voz, pero si se unen pueden llegar a acabar con las desigualdades, muchas revoluciones comenzaron cuando alzaron sus voces los más desfavorecidos. Ayer, en el Congreso, pudimos ver como se llegó a presionar al Gobierno para que, por lo menos, acepte admitir la ILP, que no servirá para mucho, porque la mayoría absoluta les concede margen de maniobra. Pero lo que si hicieron fue soltar un poco la cuerda que nos ahoga y decir: "...mirad como estamos haciendo cosas por vosotros, y nos preocupan vuestros problemillas...". Cuando llegue la hora de la tramitación parlamentaria sobre la reforma de la Ley Hipotecaria habrá pasado mucho tiempo y la presión mediática y la movilización ciudadana al respecto de los desahucios habrán remitido, o eso esperan. Si hacemos ver, al Ejecutivo y al Legislativo (que vienen a ser lo mismo, dada la mayoría del PP), que no vamos a dejar de salir a la calle puede que se sientan acorralados y lleven a cabo todas las reformas que tienen pendientes. Nada de medias tintas, ni Decretos-Leyes, reformas en profundidad de todas las instituciones para que volvamos a confiar en la política. Mientras esto no sea así, ellos y nosotros seremos dos mundos diferentes y cada día estarán más alejados.




 

3 comentarios:

  1. La clase media es la parte central del bastón...aunque se le dé la vuelta, siempre aguanta todo el peso !


    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. Tiene razón Mark; el problema es cuando, como está pasando aquí y ahora, esa clase media desaparece (o casi) por los desaguisados económicos provocados por un gobierno en exceso "economicista" como el que tenemos. Porque en ese caso, ¿quién soporta el peso? ¿y durante cuanto tiempo antes de que el bastón se rompa? Y esas cada vez más necesarias "reformas en profundidad" va a ser difícil que las hagan quienes están tan faltos de sensibilidad social, tan absortos en la "belleza" de sus ombligos...

    ResponderEliminar
  3. No parece Mariano Rajoy el hombre llamado a llevar a cabo esos profundos cambios tan necesarios hoy en este país. Su talante es profundamente conservador en el sentido de aversión al cambio. El problema es que esa cerrazón a los cambios ante la putrefacción a la que asistimos acabe derivando en una mayor inestabilidad. Parece que hacia allí vamos. Saludos.

    ResponderEliminar