k

k

jueves, 27 de diciembre de 2012

Sin más.

 
 
 
 
 
 
Correr, correr, el arte de aprender de la huida.
Si presientes una amenaza estás alerta,
buscar el placer físico y huir del dolor físico.
Lanzar una moneda al aire y esperar que caiga de cara o de cruz,
hoy, más que nunca, esperas que la suerte no la haga caer de canto.
Saber que te has equivocado no significa nada,
no se aprende de errores ajenos y los propios son dolorosos.
Cada día más exigentes, ponderando ventajas e inconvenientes excesivamente,
¿Somos incoformistas?.
Mirar al mar y percibir sus colores, olores...
pensar que eres la misma persona que espera volver.
 

1 comentario:

  1. Reflexión. No es posible pensar que "eres la misma persona que espera volver". El tiempo no pasa en balde.

    Un saludo

    ResponderEliminar