k

k

domingo, 29 de julio de 2012

Orgullosos de la izquierda.

Dificilmente una situación o estado de cosas se pueden expresar mejor que lo ha hecho
MANUEL RICO  <....Hoy, tal y como ocurriera en otros momentos históricos (en el crack del 29, en la posguerra europea, en los años 60), la Europa amenazada en sus fundamentos democráticos no solo precisa de la acción política progresista de la izquierda en sus diversas formas y perspectivas, desde el ecologismo a la socialdemocracia: es imprescindible la aportación del pensamiento, de la civilidad entendida en su sentido más profundo y radical, la implicación del mundo de la cultura y de la universidad en el diseño de una sociedad en la que los mercados no tengan la última palabra. Entre otras razones porque la propia cultura solo se afirma y crece en un ecosistema democrático, de igualdad de oportunidades, de libertad y tolerancia...
Orgullosos de ser lo que somos, sin complejos, pero con espíritu critico y reconociendo los errores pasados y presentes para aprender de ellos y afrontar el futuro con perspectivas de mejora a todos los niveles. Quien no quiera ver o entender que el sistema está caduco, finito es que no vive la actualidad, le es ajena y sólo vive en su reducto más intimo y personal o está imbuido por el efecto Bandwagon.


3 comentarios:

  1. Keynes es la solución !

    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mark, mientras creamos que existen recetas dadas, no estaremos dando cuenta de que la economía como ciencia social no funciona como las ciencias exactas. Como hay tantos condicionantes perturbadores de la medición, se hace imposible experimentar en las ciencias sociales, y por tanto comprobar la validez de las teorías en cuanto a su utilidad. Keynes ya fue una solución puntual para salvar el capitalismo de los años 30. Pero no es un modelo general y por tanto no sabremos a priori si sería válido para el capitalismo del siglo XXI y más aún, en la coyuntura del país. Además, el de Keynes es un modelo capitalista. Y aunque ahora afrontamos problemas nuevos lo son sólo por sus condicionantes externos, porque esencialmente todos derivan de los mismos problemas intrínsecos de siempre, los del capitalismo. Por tanto en mi opinión ni Keynes, ni Friedmann, ni Adam Smith, ni Von Misses, ni Hayes... Creo que el debate se debe centrar en la democracia, en la libertad y en la información, para luego construir los modelos que evidentemente, por definición serán intervencionistas. Porque estos liberales sólo quieren intervención cuando le ocupas su propiedad privada. ¡¡Bribones capitalistas!!

      Eliminar
  2. Muy de acuerdo. ¿El problema? Que el mundo del dinero ya ha cooptado la cultura (menos fondos públicos y más mecenazgo por parte de las grandes empresas) y la universidad (a través del Plan Bolonia y su objetivo de ajustar los estudios a la demanda del mercado). Tenemos la razón pero seguimos batiéndonos en retirada. Algo hay que hacer y rápido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar