k

k

lunes, 11 de junio de 2012

Músicalmente hablando.

Ayer acudí a un concierto de música clásica, en el recinto de la Alhambra (Teatro Manuel de Falla). La Orquesta: Unidad de música de la Guardia Real (¡toma!). Estaba yo muy extasiada ante tanto militroncho, tanta estrella de no sé cuántos picos, como no hice la mili no entiendo de estrellas, sólo de las de cine. A lo que iba, que ante aquel espectáculo auditivo me sorprenden con "El amor brujo" (Teatro Falla; autor Manuel de Falla, jaja, ¡qué originalidad!). Lo cierto es que me gustó bastante, aunque en un momento de la interpretación uno de los clarinetes desafina y solté una sonora carcajada que fue reprendida por todos los de mi alrededor. No pude más que acordarme de Hannibal Lecter, en "El dragón rojo", cuando está en el concierto y un músico se equivoca, el guiño de sorpresa mezclado con rabia es épico. Se lo comieron, él y sus comensales, regado con un buen chianti.

1 comentario: