k

k

miércoles, 2 de mayo de 2012

Monarquía ¿Nido de víboras?


La historia del constitucionalismo español ha sido benevolente en grado sumo con la monarquía, pero es en los tiempos que corren y con la ciudadanía hastiada de corrupción, chorizos, mangantes y, sobre todo, de la crisis, cuando se levanta la voz y se empieza a pedir explicaciones al rey, tras más de 30 años de sancionarse la Constitución del 78. Da igual si el socio de Urdangarín tira o no de la manta, ahora cabe preguntarse ¿Por qué el rey fue tan tolerante ante las actitudes del yerno y no le denunció? Penalmente, su majestad, es inimputable por suerte para él, pero los réditos que acumulaba tras la "modélica transición" y el Golpe del 23-F se han ido a un remoto país de África en forma de elefante muerto ¿Será una metáfora de lo que le espera?




1 comentario:

  1. Cosas veredes amigo Sancho que farán fablar las piedras...

    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar