k

k

domingo, 27 de mayo de 2012

Explicaciones formales y legales.

Si los servicios de información gubernamental (CNI) tienen conocimiento de una noticia que puede afectar al normal funcionamiento del Estado ¿Qué creemos que han de hacer con la misma? ¿Informar a la autoridad competente, es decir, al Ministro de Interior y que sea éste el que actúe en consecuencia? ¿Lo habrán hecho en el caso Dívar? ¿Estarán al tanto de cómo, con quién y cuándo se produjeron las reuniones de Dívar con los misteriosos acompañantes? Se alegó, por parte del interesado, que se había reunido con alguien, pero no dijo con quién ¿Y si lo hizo con un capo de las mafias rusas o con un empresario corrupto? Ya, ya sabemos que el dinero que se pulió era una "miseria", pero era una miseria de dinero publico y por ello ha de responder, aunque al Fiscal le haya parecido que no ha cometido delito de malversación. Hemos de presuponer la buena fe y la moral intachable de Dívar, pero tenemos derecho a saber más sobre el asunto. Si se le exigen cuentas a los máximos dignatarios políticos (Presidente del Gobierno o de las CCAA) o al Rey (aunque no las de..) ¿Cómo no pedirlas al máximo representante del tercer poder del estado? No estamos hablando de un sujeto anónimo, tampoco Dívar deja de ser lo que es el fin de semana, por mucho que se quiera empeñar en hacernos ver lo contrario.. Podemos consultar Leyes, Decretos y Reglamentos sobre el funcionamiento de la institución en entredicho, pero a nivel de calle, de ciudadanos medios y medianamente informados no hace falta ser un lince para pensar que en el Poder Judicial, más en concreto, en el CGPJ algo huele a podrido. No es algo nuevo, pero con el último escándalo de los viajes gratis-total de Dívar a Marbella se ha puesto en tela de juicio a la institución, más concretamente a sus Vocales y su amor por los dineros públicos (presuntamente, por supuesto). Han demostrado ser tan corporativistas como los políticos y se han escudado en parafernalia legal para escurrir el bulto de dar ejemplo y ser transparentes, cristalinos. No vale alegar que el Fiscal archivó la denuncia formulada y que sólo con las explicaciones dadas por Dívar ya es suficiente para creer que todo está aclarado, nada más lejos de la realidad. Se exige más que nunca que se aclaren todos los términos en los que se desarrollan las labores de los miembros del órgano de gobierno de la justicia española, más que nada para poder limpiarla, reformarla y regenerarla  y que los Jueces y Magistrados (más de 5.000 que hay en  la actualidad en España) que se dedican a su labor jurisdiccional desde la más absoluta independencia, transparencia o profesionalidad no sientan que los ciudadanos les acusan de ser otro más de los poderes estatales que sólo trabaja en beneficio de sus propios integrantes, al margen del administrado. Que apreciemos lo que establece la CE: la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados.... es labor que corresponde a ellos. Las asociaciones de Jueces tienen una parte de responsabilidad en que la cuestión del debate actual no sea cerrada en falso y que los repartos de poder político en los altos tribunales españoles no les haga perder la credibilidad que día a día van dejando por los caminos de la vida judicial. Que notemos que la justicia funciona, que es igual para todos, que es capaz de asumir sus propios errores... 
¡a ver si lo vamos anotando, señores!

3 comentarios:

  1. Una puntualización, a fecha de hoy el CNI lo dirige la vicepresidenta del gobierno: Soraya Saénz de Santamaría, pero eso es igual. Lo cierto es que si uno mira con atención lo ocurrido en el Consejo General del Poder Judicial, se da cuenta que la corrupción lo inunda todo. Que los tribunales superiores de justicia están ocupados por personas que se avienen a los manejos del poder, sea éste político o financiero, y que se hace muy difícil confiar en ellos. Vivimos un momento en el que la justicia y la economía se han convertido en armas que se esgrimen con descaro ante los ciudadanos. Contra ellos. Excelente artículo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Dónde la ética? ¿Dónde la justicia y la solidaridad, características del ser humano? ¿Cómo hemos retrocedido tanto? Lo sabemos: el sistema económico social en el que estamos inmersos. Eso es lo que tenemos que cambiar: ser más ciudadanos responsables y menos simple consumidores hipnotizados.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Lo dicho: LUZ y TAQUÍGRAFOS !

    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar