k

k

miércoles, 23 de mayo de 2012

¿Donde están los que nos defienden?

Aristoteles, en " La Política" (Capitulo XIV, del Poder Judicial) afirmaba: <...No creemos necesario entrar en consideraciones acerca de la organización de los tribunales, ni aun como encargados de juzgar las causas criminales y las de los extranjeros. Les consideraremos sólo bajo su aspecto político, porque su mala organización puede dar lugar a trastornos y revoluciones...>.


La mala organización de la justicia española es cada vez más patente e insostenible. Con un TC  pendiente de renovar a varios de sus Magistrados y los dos partidos mayoritarios (PP/PSOE) sin intención de ejercer su mandato constitucional para hacerlo. El Presidente del TS/CGPJ, Carlos Dívar, en la picota por unos "asuntillos" poco o nada claros de "locas vacaciones en Marbella"  con cargo al erario publico. Jueces y Magistrados (de los altos Tribunales) en constantes luchas por escalar puestos en la carrera judicial (¿política?). Es por cosas como éstas que los ciudadanos consideremos que se nos causan  trastornos y que hay que hacer algo así como una ¿revolución pacífica?, pero no parece que tengamos a nuestro alcance muchas armas legales para llevarla a cabo. Según la CE "la justicia emana del pueblo" ¿Realmente es así? ¿Por votar cada 4 años ya tenemos facultad para decidir sobre asuntos judiciales? No lo creo, los partidos a los que votamos se limitan a disputarse las partes del pastel con la finalidad de asegurar la "inmunidad" o "impunidad" de sus integrantes. ¿Me equivoco? Podemos relatar la larga lista de políticos corruptos (de cualquier partido) que son tratados con gran laxitud por parte de los administradores de justicia. ¿ Como pago de favores? Si nos ponemos a ser mal pensados ¿En el caso de Carlos Dívar no podemos intuir que se trata de un apaño entre unos y otros?.

¿No investigar o hacerlo para cubrir el "expediente", lo que se dice de pasada, es promover la acción de la justicia? Lo digo porque es lo que ha hecho el Fiscal encargado de dictar el Acuerdo de archivo de la denuncia interpuesta contra Carlos Dívar ¿Ha actuado según establece la ley? ¿Ha prevalecido el interés social y se han analizado todos los datos obrantes en poder de los "instructores"? A la vista de los datos que nos han llegado parece ser que no se han acatado los principios constitucionales  por los que se rige el Ministerio Publico (Vid. art. 124 CE).

No podremos tener respuestas jurídicas satisfactorias, ética y moralmente sin "tacha" si no se depuran responsabilidades, si no se exigen conductas ajustadas a derecho, si se mira para otro lado cuando una autoridad judicial es pillada "in fraganti" o, presuntamente, cometiendo un delito que se archiva porque los mismos que han de impartir justicia están interesados en que así sea, por no sé qué tipo de intereses ¿O si los sabemos/ los saben?.

¡Mañana puede que tengamos noticias! 

1 comentario:

  1. Hay que cambiar muchas cosas y muchas mentalidades. Hay que cambiar un sistema que se sustenta en la afirmación de que el ser humano es una máquina de calcular, al que, por tanto, solo le interesa el dinero. "máquina de calcular" carente de sentimientos.

    Un saludo

    ResponderEliminar