k

k

martes, 17 de abril de 2012

Sin sentido.

No es labor fácil extraer conclusiones acertadas sobre la elaboración de un texto minimamente bello, que desprenda calidad y llegue a un publico critico y entregado a la observación emocional de las cosas que le rodean. ¿Tan escasos de sensibilidad estamos? O, por el contrario ¿Nos sobran sentimientos que no sabemos administrar? Considera la posibilidad de provocar emociones genuinas, creíbles y cautivadoras, pero teniendo en cuenta el hecho de que para ello se requiere una madurez y talento especiales. Los actores lo llegan a conseguir, en ocasiones, sobre todo los que siguen el método Stanislavsky. Te atrapan en su red y te hacen participe indirecto de lo que quieren transmitir, bien sea felicidad, tristeza, miedo, ira, odio, emociones básicas y comunes. Llegas a un taller literario y te dicen que elabores un relato breve basándote en esas emociones.

<...Tras matar al yo y en pleno resurgir del superyo se sintió invadido de una angustia que sólo superó tras decir en voz alta que lo mejor que le había pasado era el último mes juntos, pero era imposible  seguir adelante teniendo en cuenta su naturaleza...>.


No hay comentarios:

Publicar un comentario