k

k

domingo, 29 de abril de 2012

Conformismo.

Existe un estado de ánimo capaz de derrumbar una sociedad acostumbrada a no luchar contra adversidades o situaciones límite. Si nos instalamos en la pasividad o en el conformismo ¿Qué esperamos que hagan por nosotros? Si miras a tu derredor y compruebas que una constante es el pesimismo y la desesperanza sólo te queda unirte al resto y aceptar un cierto determinismo social ¿Acaso no es eso lo que ya hacemos? ¿No aceptamos como buenos los postulados que nos vienen impuestos por los que no son más que carroñeros? ¿Te lo planteas o sólo admites que otros decidan por ti?. Yo me lo planteo cada día, cada mañana cuando me levanto o al acostarme. Trato de enfocar mis actos hacia una posición contraria al determinismo, pero me doy de bruces contra los muros que hay por cada esquina, cada rincón o en forma de ciudadano incapaz de mover un dedo por hacer que su situación cambie, se transforme. Y lo más incomprensible es comprobar que ese mismo ciudadano es el que suele quejarse en cualquier foro en el que se manifieste. Los cambios nunca vienen de mentes conformistas.  

2 comentarios:

  1. Pero a veces topamos con "The Wall"...

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo. "Los cambios nunca vienen de mentes conformistas". Pero nos estamos jugando muchas cosas. Es desesperante.

    Un saludo

    ResponderEliminar