k

k

domingo, 25 de marzo de 2012

La huelga.

El artículo 28.2 de la Constitución española reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses.(es un derecho fundamental).
Podemos estar más o menos de acuerdo con secundar la huelga, pero no por ello minusvalorar o despreciar a los que opten por la postura contraria. Tampoco cabe admitir que los encargados de la vigilancia del normal funcionamiento de la jornada de paros se extralimiten en sus atribuciones. El miedo de muchos a sufrir  represalias hará que se medite sobre si ejercer o no el derecho constitucional, pero los empresarios no pueden obligar a acudir a trabajar a los trabajadores, sólo tomarán las medidas legalmente establecidas al respecto (descuento de la parte proporcional del salario). 
¿Es acaso un capricho o una convocatoria baladí de los sindicatos?. La mayoría piensa, equivocadamente, que el derecho a protestar contra las medidas en materia laboral es una forma de justificarse los sindicatos o los políticos de las formaciones que no están en el poder. No podemos ser tan reduccionistas, hay mucho más. A todos, o a casi todos nos afectan los cambios que se llevarán a cabo con la nueva reforma. Podemos admitir que ha habido un tiempo en el que, trabajadores, sindicatos y partidos hemos y han estado aletargados, como viéndolas venir. Nos han llevado de la mano hasta ponernos en un camino negro del que no sabemos cómo salir y han llegado los conservadores, arrasando con todo lo establecido. Ellos son así, conservadores de sus ideas, aunque progresen en, en,...pues pensándolo bien, no son progresista en nada. Son regresivos, la reforma que nos han endilgado es más de la era post-industrial que del siglo XXI. ....(continuará)

1 comentario:

  1. En estos momentos, pienso que ir a la huelga no solo es por la reforma laboral, sino por el entorno que la ha precedido: el actual sistema económico y social: ir a la huelga es decir queremos cambiar el sistema

    ResponderEliminar