k

k

miércoles, 7 de marzo de 2012

Desempleados.

Allá por el año 1989 Laffargue y Godefroy, en un libro titulado "Economic cycles and punisment: unemployement and imprisonment. A time-series study: France, 1920-1985", encontraron relación entre índices de desempleo y de personas que cumplen penas privativas de libertad. Más concretamente el hallazgo, a partir de datos de Francia, de que, bajo las mismas condiciones, la tasa de internos en las prisiones aumenta cuando un exceso de individuos con trabajos inseguros, o sea cuando hay trabajadores de sobra.
Después de las teorías de estos autores se han llevado a cabo numerosos estudios al respecto y no todos son coincidentes, pero podríamos plantearnos si no tenían parte de razón (con todos los matices posibles). A mayor número de sujetos desocupados cabe un grado superior de desesperación, como consecuencia de ello se puede producir un menor acatamiento de la legislación. Cuando todo está perdido ¿Qué importa lo que te pueda o no suceder?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario