k

k

jueves, 8 de marzo de 2012

8 marzo, Gallardón, aborto.

Hace tiempo un conocido me dijo que, en cierto modo, le podía gustar lo que escribo, pero que me faltaba rotundidad, me ponía como ejemplo a seguir a Maruja Torres y hoy, tras leer la columna de la genial escritora, he pensado: "...de mayor quiero ser como ella...". Su artículo va referido a la mujer, pero al final tiene una nota que dice: "... Gallardón, aunque él lo crea, no es cojonudo. Pero tampoco es un coñazo. Es un vengativo...".
No voy a escribir sobre las mujeres y nuestra lucha por conseguir la igualdad real y efectiva (¿o si?...), quiero referirme al "vengativo" Gallardón, al ínclito y eficaz ex-alcalde de la capital del reino, al gran gestor de cuentas públicas, al amigo de los gays, al defensor de la regeneración partidaria popular. El señor Gallardón, el mismo que un día acudió a Génova, con la navaja en el bolsillo, cuando Rajoy perdió las elecciones de 2008 y la gran lideresa quería bailarle el agua. El señor Gallardón, el mismo que hacia pucheros porque no iba en las listas como ministrable. ¿Vengativo él?. ¡no!...Hace muchos años que vengo diciendo que es un político de ida y vuelta, un lobito conservador disfrazado con piel de democristiano, pues bien ¡por fin se ha quitado el disfraz! Ayer más que nunca demostró de lo que es capaz y nos dejó su frase lapidaria para la posteridad: "...existe una violencia de género estructural contra la mujer que trabaja...".
Al hilo de las grandes reformas que el PP llevará a cabo, tras conseguir la mayoría absoluta, una de las más importantes es la Ley del Aborto, gracias a las palabras de Gallardón sabemos qué es lo que piensan en el Gobierno sobre la reforma. Hay que hacerla porque ellos la llevaban en su programa electoral, porque la ley vigente está recurrida ante el TC, porque los obispos dicen que no se puede tolerar el atentado contra la vida que supone el aborto, en fin....unas cuantas excusas más y te da la risa..... A ver, quieren reformar la Ley del Aborto ¿Para qué? Para volver al sistema regulador de la Ley de 1985, que por cierto y a modo de recordatorio ¿Se podía abortar con esa ley? ¡vamos que digo yo! ¿Los conservadores están o no en contra del aborto, a favor de la vida, de preservar el derecho del no nacido? ¿Seguimos preguntándonos cosillas? ¿Han aumentado de forma alarmante el número de abortos con la actual Ley? Según las estadísticas parece ser que no. ¿Entonces, de qué tenemos que hablar? De la hipocresia popular que justifican la reforma basándose en causas tan peregrinas como las que alegó Gallardón: "...Pienso en el miedo a perder el puesto de trabajo o a no obtener un empleo como consecuencia del embarazo; pienso en la presión [que sufren] muchas inmigrantes; pienso en mujeres que en este tipo de situaciones [de embarazo no deseado] carecen de apoyos de los poderes públicos para poder libremente optar por una alternativa a la interrupción de su embarazo...". Hacer un totum revolutum al respecto de la reforma es una imprudencia por parte del Ministro de Justicia, no cabe hacer juegos de palabras, ni demagogias, ni desvíos de miradas amparadas en el trabajo y su precariedad. El aborto es un derecho de la mujer, de nadie más. Regularlo si, limitarlo no. Ah! Gallardón, si ya tiene su anhelada cartera ministerial, deje de joder con la pelota, niño...

2 comentarios:

  1. ...Eso no se dice,
    eso no se hace,
    eso no se toca.

    ResponderEliminar
  2. "Tirar la piedra y esconder la mano"...

    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar