k

k

domingo, 19 de febrero de 2012

Rutina.

Sesión continua, vidas que siguen su curso y fluyen por aguas más o menos revueltas. Emociones iniciaticas que dan paso a costumbres arraigadas y éstas se convierten en rutinarias. Hay un vampirico personaje que hay que alejar del circulo, mina lo bueno y lo corroe hasta terminar con todo. El concepto supremo te aleja de cualquier otro planteamiento o visión. Todo gira alrededor de la misma idea. Con el tiempo el concepto pasa a un segundo plano y es expulsado por irracional. Hay una ventaja al retirar a tiempo toda contaminación exterior: recuperar la cordura y aceptar lo mal que las rutinas aceptan las variaciones.

1 comentario:

  1. Al final actuamos como robots sin capacidad para reflexionar sobre nuestra conducta rutinaria...

    Un cordial saludo
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar